viernes, 9 de diciembre de 2011

Acto IV: La Coronación


        De repente, sin darnos cuenta, llegamos al último acto. Aquel pasillo frío, arropado por aquella retrospectiva -compañía durante todos estos días, sufrida por el paso del tiempo-, nos transportaba a una sala blanca, vacía y como no, fría. En el escenario: dos pies con micro, el tintero medio lleno de Ex-tre-meses al fondo, y unos focos cegando al poeta, unas sillas, nada más. Y poco a poco, con la llama interna de los inmolados, se fue calentando un ambiente expectante de saber que traían preparado estos locos para el cierre de un ciclo loco.

        El acto, llamado La Coronación en honor del poeta cordobés Juan de Mena,  estuvo cargado de improvistos y por un momento creímos estar bajo la maldición del algún Dios del Noroeste, por ejemplo.
 Todo quedó subsanado. No obstante, las ganas, la música, el declamo poético, las risas, alargaron la previsión de una hora a más del doble y no por ello abandonaron los presentes, por todos ellos, por haber dado voz y apoyo a las más de treinta personas que han formado Ex-tre-meses. Mil gracias.

      A los poetas:  Irene Contreras,  Julia Carú, Sergio Delgado, Elena Cordón y Fran Montoro por aquellas lecturas tan particulares y diversas.





         A Ángel Campos por transformarse en Isabel Serrano y a Loly Ruíz por suplantar a  Salvador Blanco y Álvaro Luque. Porque para nosotros el texto estará siempre por encima de cualquier nombre o género.

  









         A los músicos: Francisco J. Vera por hacernos partícipes, por su humildad, su buen humor, por su poesía cantada e improvisada; a su compañera y poeta Ara Barra; y a Ana Valdivia por esa gran voz que atrapó a todo ser viviente, por la gran adaptación que hizo sobre los poemas de Luci Romero y por sus letras y su música.










      A nuestro mecenas Rafa Chacón, por llenarnos el depósito de gasóleo A. Por ponérnoslo tan fácil.

      Para terminar,  dar las gracias a nuestro compañero Francisco M. Ropero por hacernos pasar un buen rato con ese humor ácido que tanto le caracteriza, durante y menguante. Por ese personaje tan trabajado que recreaste y coronaste en el cierre. Mil gracias



        Con poco más que decir, me despido informando que durante la próxima semana subiremos la exposición y nombraremos a cada uno de los participantes con sus contactos blogueros, para el interesado.


Fotos de Guillermo Perea

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada